FISIOTERAPIA NATURAL

11-Ene-2018
 

Pilates y Danza, la pareja perfecta

En artículos anteriores, hemos hablado de lo beneficioso que es la práctica del método Pilates, no solo para deportistas, sino para todo tipo de personas, pero en este caso me gustaría hacer hincapié en los beneficios y mejoras que pueden tener compaginarlo con una disciplina que comparto, que forma parte de mi vida y que me apasiona: EL BAILE 

 

  Muchos son los bailarines que se han beneficiado durante años, y continúan haciéndolo, del Método Pilates, su práctica mejora nuestro rendimiento, la belleza de nuestros gestos y la precisión en la ejecución de los movimientos, así como también nos ayuda a que éstos sean más fluídos; mejoramos el estilo, nuestra gracia y conseguimos ser más versátiles.

  Además, con Pilates también conseguimos:
 
  • * Aumentar nuestra fuerza central, mejorar el equilibrio y coordinación
  • * Mejorar la simetría de nuestros músculos y la alineación de cadera, pies y tobillos
  • * Mayor flexibilidad
  • * Tener un hipermovilidad controlada
 
  Nuestro cuerpo es nuestra herramienta de trabajo, por lo que es muy necesario y beneficioso conocer cómo se mueve y aprender a cuidarlo y escucharlo, además de que nos ayuda a prevenir futuras lesiones.
  En las lesiones de la Danza, así como en las deportivas, un programa de ejercicios adecuado es la parte más importante del tratamiento y la rehabilitación. Trabajar conjuntamente con un fisioterapeuta y practicar Pilates te ayuda a mejorar y potenciar tus condiciones físicas, respetando siempre la funcionalidad del cuerpo, tratando de corregir y evitar aquellas descompensaciones que puedan aparecer.
  "El árbol es sólo tan fuerte como su tronco y raíces". Sin un tronco fuerte, el árbol se cae. Lo mismo pasa con nuestro cuerpo; si no nos centramos en la construcción de una buena base y un torso fuerte, tendremos un cuerpo propenso a lesiones y susceptible a los peligros de nuestra profesión, aficiones, etc. Practicar Pilates ayuda a evitar estos problemas y te hace más fuerte mental y físicamente.
  
 
¿Por qué PILATES?

  Porque nos proporciona algo muy importante para todos los bailarines, la estabilidad; estamos acostumbrados a trabajar los grandes músculos de nuestro cuerpo, también llamada musculatura movilizadora, pero generalmente olvidamos cómo trabajar nuestros músculos más profundos, los que nos dan realmente estabilidad y soporte a nuestro cuerpo, esa es la musculatura estabilizadora.
  Dentro de esta musculatura estabilizadora, es de vital importancia el trabajo del transverso del abdómen, que junto con el suelo pélvico y los multífidos (los músculos que rodean toda nuestra columna) estabilizan toda la región lumbo-pélvica.
  El trabajo de flexibilidad en Pilates se realiza de dos maneras, pasiva, mediante estiramientos  y activa a través de la contracción excéntrica, que es la manera que tiene el músculo de contraerse al mismo tiempo que se estira o alarga consiguiendo aumentar la fuerza y flexibilidad a un mismo tiempo.
 
  De esta manera, conseguirás ganar amplitud de moviendo en tus articulaciones, a la vez que trabajarás toda la musculatura estabilizadora de tu cuerpo y tus movimientos se harán mas fáciles.
  Mientras practicamos Pilates, potenciamos la Respiración costal, ésta será la mejor respiración para el bailarín en la clase y durante una actuación, puesto que asegura la sujeción del centro del cuerpo (zona abdominal, lumbar y pelvis)  a la vez que favorecemos una mejor oxigenación de la sangre.
  Haremos posible realizar los giros que el bailarín se proponga asegurando siempre la calidad  y la simetría del movimiento.
 
  Disociación, aprender a mantener una parte del cuerpo estable mientras otra hace una mayor fuerza o se mueve, es parte también del entrenamiento en Pilates. Muchos bailarines necesitan tomar conciencia de ello, por ejemplo, para bailar danza del vientre, tribal o hindú, disciplinas que practico y me apasionan, necesitamos continuamente que un movimiento ocurra sólo en el miembro inferior o superior y esto no repercuta en el resto del cuerpo.
       
  Pilates te da la herramienta para controlar cada paso, cada pirueta, cada posición realizada, te enseña a controlar tus movimientos y disfrutar de la técnica. Sientes tu movimiento más libre, más amplio, adquieres una mayor conciencia corporal. ¡Es una maravilla lo que dice nuestro cuerpo!, sólo hace falta escucharlo para entenderlo, y eso no es una tarea fácil.
  La técnica es una de las partes más importantes de la Danza, pero no lo es todo; la ilusión que pone el bailarín, su inspiración, la pasión, la personalidad que lo define…. Es lo que hacen de todo ello un ARTE.
“Cuando bailas, tu objetivo no es llegar a un lugar determinado en el suelo, es disfrutar de cada paso en el camino”
¡Siente Pilates!, ¡BAILA!